domingo, 15 de febrero de 2015

Las manos negras del Órbigo

El 10 de abril de 1979, un grupo de alumnos del colegio Vista Alegre, de Vigo, volvían de excursión cuando el autocar en el que viajaban perdía el control en una curva peligrosa, en la actual N-525, a su paso por Santa Cristina de la Polvorosa (Zamora) y terminaba en las fangosas aguas del río Órbigo.




Sólo sobrevivieron nueve niños y un adulto. La mayoría de los fallecidos se ahogaron en el las aguas del río que bajaban caudalosas debido al deshielo de la época.

Desde aquel fatídico día, numerosos casos han dejado aturdidos a los habitantes de Santa 
Cristina de la Polvorosa. Uno de estos casos es el de Pedro, que relató en la SER, que en el verano de 1991, aparcó su roulotte debajo del mismo puente sin saber que allí ocurrió la tragedia. Tras la cena, la madre y los niños duermen en la caravana y el padre lo hace fuera en una tienda de campaña junto a su otro hijo. Por la noche, a las tres de la madrugada, la madre empezó a oír ruidos de niños. Cada vez, los sonidos se hacían más fuertes y las paredes de la caravana tiemblan con fuertes manotazos, como si quince o veinte personas golpearan a la vez, asustando terriblemente a los ocupantes que comenzaron a gritar.

El padre de la familia, que estaba durmiendo fuera, se despertó por los gritos y entró corriendo en la caravana. Él no había visto nada.

Al amanecer, la familia queda estupefacta. Todas las paredes de la caravana tiene las marcas negras de manos pequeñas, como de niños. Incluso en el techo. Cuando cuentan lo ocurrido en el pueblo, un vecino no muestra ninguna extrañeza. Dicen que decenas de campistas han escuchado allí sonidos de niños jugando entre risas, sollozos y, a veces, gritos desgarradores.


Órbigo río de vida y muerte from galeria_criminal on Vimeo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...