domingo, 8 de febrero de 2015

El caso embajadores

En la C/ Embajadores en Madrid, vivía una familia de clase media/baja compuesta por los padres, dos hijos, la esposa de uno de ellos, un bebe y un perro.
Como explica uno de los protagonistas, todo empezó cuando hicieron la ouija en una casa abandonada y en un momento de la sesión un tablón apoyado en la puerta, salió disparado, produciendo un terrible golpe en el suelo.
A partir de ahí, todo comenzó como si fuera un sueño. Empezó a notar una fuerza que le oprimía el pecho, escuchaba voces que lo llamaban... En esas circunstancias se despertaba asustado y agarraba fuertemente una biblia. Solamente una vez, vio cruzar una sombra, distinguiendo que solo tenía tres dedos en la mano. Al ver esa imagen recordó un suceso del pasado. "Cuando era niño, bañándose con sus amigos en el río, observó que uno de ellos tenía solo tres dedos en la mano. En una de esas tardes en el río, este amigo suyo, tropezó y se dio con una piedra en la cabeza y murió."
El resto de la familia empezó a notar un frío intenso en todas las habitaciones (incluso teniendo la calefacción encendida), comenzaron a notar las presencias, las opresiones...
El miedo se apodera de la familia y tomaron la decisión de dormir todos juntos en el salón de la casa.
Con todo esto, deciden ir a una vidente para buscar respuestas, pero esto perjudica más las cosas, agravando aun más el problema. Los golpes se vuelven más frecuentes, los claveles de los jarrones aparecen tirados por el suelo, el frío se intensifica...
En ocasiones el bebe se quedaba mirando fijamente a un punto de la casa y empezaba a llorar, al igual que el perro, que también ladraba al mirar allí y, justo después, empezaban los fenómenos, como si ellos dos fueran testigos de lo que la mayoría no podemos ver.
Varias noches la familia se despertaba con un desagradable olor a gas en toda la casa y al levantarse comprobaban que estaba abierto. En otra de esas horribles noches, la lavadora se encendía sola, y al intentar apagarla, no respondía, incluso al desenchufarla seguía funcionando...
Otro día los padres se marchan a descansar al pueblo, los hijos llegan a casa después de una boda, y al entrar en casa, no pueden abrir la puerta de la cocina, llaman a un vecino para que les ayude, y tras empujar y empujar consiguen abrirla, descubriendo que la nevera era la causante del bloqueo, teniendo la cocina solamente una entrada...

Intentaron vender la casa de inmediato y al pasar varios años, lograron marcharse de esa casa totalmente terrorífica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...